martes, 4 de octubre de 2011

Comprador de Blu-ray= ni un pelo de tonto

Probablemente, algunos de los que leáis las líneas que vienen a continuación penséis que son muy similares a mi última Editorial en nuestra web. Pueden parecerse, pero hay una gran diferencia, pues este texto es mucho más directo, como podréis comprobar.
Está claro que los compradores de títulos Blu-ray son exigentes, algo que es normal, pues éste es un producto (caro) destinado a un público que busca una calidad audiovisual de mayor envergadura que la que ofrece el (limitado) DVD.
Y hablo de este asunto porque son varios los fiascos que están cometiendo algunas distribuidoras con algunos de sus lanzamientos en Blu-ray. Las hay que siguen editando algunos de sus títulos en 1080i (a 50 ó 60 fotogramas por segundo), algo imperdonable si tenemos en cuenta que el Blu-ray destaca por ser un formato que presenta las películas tal y como el director quería que el espectador las viese: en 1080p y a 24 fotogramas por segundo. Este es el caso de Fox con Águila Roja: La Película y el de un gran número de títulos del sello Vértice Films, quien parece empeñado en seguir editando sus BDs en 1080i. Afortunadamente, tras las quejas d elos aficionados y de nuestra publicación, el sello TriPictures aseguró que todos sus nuevos lanzamientos estaríasn grabados en 1080p, algo que ha sido así a partir del lanzamiento de la edición de venta de The Fighter.
Algunos os preguntaréis, "¿por qué algunas compañías editan en 1080i? En la mayoría de ocasiones se hace para no tener que pagar dos masters. El caso es que las emisiones televisivas han de ser siempre 1080i a 25 imágenes por segundo (50Hz), mientras que en un Blu-ray deben ser a 24 imágenes por segundo. Así, algunas compañías compran sólo el master de la película para su emisión en TV, lo cual resulta mucho más barato. El perjudicado es siempre el comprador de la edición Blu-ray grabada en 1080i.

Otras compañías obvian el sonido DTS-HD Master en castellano y únicamente lo incluyen en la versión original. Actualmente, tan solo Sony Pictures, Aurum, Cameo y Emon editan la mayoría de sus BDs con sonido en castellano DTS-HD Master. Las demás compañías (Fox, Paramount, Universal...) tan solo incluyen sonido DTS-HD Master en la V.O. (versión original).

Algunas empresas hacen verdaderas chapuzas, transfiriendo a un Blu-ray prácticamente la misma imagen que se grabó en para la edición DVD.

Luego está el tema de la ausencia de los subtítulos en los extras, algo que algunas compañías también se han malacostumbrado a hacer, caso de MGM. Están también las que editan BDs sin extras o con los mínimos, pretendiendo luego cobrar por el título en cuestión lo mismo que por uno que sí contase con contenidos adicionales.

El fallo en la Saga Star Wars ha levantado un revuelo impresionante (y justificado) en el mundillo audiovisual. Por si alguien aún no se había enterado, la edición que se comercializa en España no dispone de la pista de sonido DTS-HD Master en inglés, mientras que las ediciones de prácticamente todo el planeta sí lo incluyen. Podéis encontrar más información sobre este asunto aquí.
Como consecuencia, el aficionado se queja, y con razón, pues le están vendiendo un producto incompleto.

Lo que está claro es una cosa: al comprador de Blu-ray es difícil tomarle el pelo, pues éste acostumbra a estar bien informado. Así, ya es hora de que algunas distribuidoras se pongan las pilas y piensen un poco más en los compradores, que al fin y al cabo son los que les dan de comer.